Post invitado por Lorena Rojas Castro, nacionalidad colombiana, Universidad de Concepción, Chile

Ganadora del concurso de ensayos de estudiantes "Cómo construir un futuro mejor para América Latina", organizado por el Fondo Monetario Internacional

(Versiones en English y Português)

Más que una denominación geográfica, América Latina y el Caribe es una región caracterizada por múltiples idiosincrasias, que la hace un territorio atractivo frente a los demás continentes, sin embargo a pesar de nuestra gran riqueza cultural y ambiental, estamos lejos de ser el sueño de vida para otros.

Problemas como la pobreza, desigualdad, violencia, degradación del medio ambiente y narcotráfico, son algunos de los factores que no nos permiten crecer y distinguirnos como región. Sin embargo, estos problemas tienen que tratarse de forma conjunta y no de manera separada, como se ha venido haciendo y no es que me parezca mal la forma de como se ha hecho simplemente creo que tenemos que atacar a estos demonios desde otra posición.

El primer desafío con el que tiene que enfrentar la región, es la desigualdad, creo que para empezar tenemos que mejorar la calidad de la educación, no volverla gratuita como lo piden muchos estudiantes, tenemos que mejorar las condiciones de enseñanza en todos los niveles y en los niveles de educación superior, debemos volvernos proactivos y darles a los estudiantes mejores herramientas.

Mejorando las condiciones en educación, mejoramos la competitividad y productividad, podemos volvernos más innovadores y por esta vía podemos lograr un mayor desarrollo local, permitiendo así que la desigualdad disminuya y por lo tanto la pobreza sería atajada. Es un círculo virtuoso, un proceso de participación de toda la sociedad y que permitirá afianzar a la región en este mundo globalizado.

El siguiente desafío que tiene América Latina, es la violencia, la cual se tiene que atacar desde dos partes. Por un lado, cada país se enfrenta un problema de violencia relacionado con la pobreza y la desigualdad, en los párrafos anteriores se dijo que mejorar la calidad de la educación era un comienzo, pero también se requiere generar más y mejores puestos de trabajo, no tanto subsidio, se necesita más herramientas de trabajo.

Y el último desafío y no por menos el menos importante, es el deterioro ambiental, pero no se trata de que lo enfrentemos prohibiendo la explotación de recursos, sino que tenemos que generar conciencia en las grandes compañías y se tiene que buscar por medio de incentivos que la producción se haga de forma más amigable con el medio ambiente.

Lo anterior es lo que me preocupa de América Latina, pero lo que me preocupa de mi futuro es no tener una voz activa como ciudadana para participar en la búsqueda de soluciones a los problemas de mi país y que las herramientas que estoy adquiriendo como profesional no sean las adecuadas para enfrentarme a un mundo tan competitivo como el que vivimos.

Mi generación y yo tenemos que prepararnos más para participar activamente, desde el sector público y privado, innovando no solo desde la elaboración de políticas, sino innovando en la producción y prestación de servicios de forma tal que desde ambos sectores se puedan generar cambios que le ayuden a la sociedad en la que vivimos.