(Versión en English)

Recién salido de la imprenta: Un nuevo estudio de nuestros economistas, publicado ayer, destaca los enormes beneficios económicos que traería consigo una mayor participación femenina en la fuerza laboral.

La titular del FMI Christine Lagarde, resaltó las conclusiones del estudio sobre “Las mujeres, el trabajo y la economía” y explicó por qué las autoridades deben acelerar la marcha y dar a las mujeres igualdad de oportunidades para participar en la fuerza laboral.

"Nuestro estudio más reciente muestra que, pese a algunas mejoras, se ha frenado el avance en lo que respecta a la nivelación del campo de juego para las mujeres”, dijo Lagarde. “Una mayor participación de las mujeres en el mercado de trabajo reportaría beneficios por diferentes vías”. Por ejemplo, señaló Lagarde, si el número de mujeres que trabajan aumentara al mismo nivel que el de hombres, en los Emiratos Árabes Unidos el PIB crecería 12%, en Japón 9%, y en Estados Unidos 5%.

En el estudio se mencionan diversos obstáculos que traban dicha participación.

"El número de mujeres que participan en el mercado laboral sigue siendo menor que el de hombres en todo el mundo: solo alrededor de la mitad de las mujeres en edad laboral están empleadas. Las mujeres concentran la mayor parte del trabajo no remunerado, y cuando están remuneradas, tienen una participación desproporcionadamente alta en el sector informal y entre los pobres, y siguen recibiendo menores salarios que los hombres por el mismo trabajo”, dijo Lagarde.

Lagarde instó a las autoridades de todo el mundo a tomar medidas y aplicar políticas que desmantelen las barreras a las que se enfrentan las mujeres, y mencionó algunas de las principales recomendaciones que se presentan en el estudio:

"Es posible modificar las políticas públicas en materia de impuestos y gastos así como la reglamentación del mercado laboral para promover el empleo femenino", acotó Lagarde. "Por ejemplo, gravando el ingreso individual en lugar del ingreso familiar —lo cual en muchas economías impone una tasa marginal más alta a los integrantes del hogar que perciben ingresos secundarios— se alentaría a las mujeres a buscar empleo”.

Vincular las prestaciones sociales a la participación en la fuerza laboral, la capacitación o los programas activos del mercado de trabajo podría contribuir a incrementar el empleo femenino, dijo Lagarde, como también contribuirían a ese objetivo una mayor disponibilidad de servicios de cuidado infantil de alta calidad y costo accesible y mayores oportunidades de licencia por paternidad y por maternidad.

Vea en el estudio otras recomendaciones y lea el análisis completo aquí.

El estudio del FMI se publicó en anticipación de la participación de Lagarde en un panel que se realizará en Nueva York como parte de la Iniciativa Global Clinton, en el que participarán Bill Clinton, Sheryl Sandberg y Mo Ibrahim.