(foto:: designer491 de Getty Images)

Por Tobias Adrian, Thor Jonasson, Ayhan Kose y Anderson Silva

(English)

Las nóminas de los profesores, los nuevos equipos hospitalarios, los programas de asistencia social y otros gastos públicos. Todos dependen en gran medida de la capacidad de los gobiernos para financiarlos. Cuando los gobiernos —en especial los de las economías emergentes y en desarrollo— necesitan dinero para pagar estos y otros bienes y servicios, suelen acudir a los mercados de bonos, donde interactúan con inversionistas que quieren comprar bonos públicos.

Pero endeudarse en moneda extranjera en los mercados internacionales de bonos puede dejar a estos países expuestos a los movimientos volátiles del tipo de cambio. Para evitar los riesgos de fluctuaciones monetarias, en los últimos años muchos gobiernos han invertido grandes recursos en el desarrollo de mercados de bonos públicos en moneda nacional.

Estos mercados de bonos pueden tener un gran número de beneficios. Pueden ser la base de un sistema financiero sólido que apoye el crecimiento y la asignación y uso productivos de los ahorros. Pueden contribuir a financiar los déficits presupuestarios de manera no inflacionaria. Además, pueden facilitar el recorte de impuestos en momentos económicos difíciles y apoyar el uso de otras medidas de política fiscal contracíclica. Un mercado de bonos en moneda nacional también puede mejorar la resiliencia de la economía ante movimientos repentinos en los flujos de capital extranjero.

Además, los mercados de bonos en moneda nacional pueden respaldar una política monetaria eficaz y actuar como fuente importante de información para las autoridades económicas. Sirven de piedra angular del desarrollo de los mercados financieros nacionales al ofrecer tasas de referencia sin riesgos. Cuando están desarrollados, estos mercados son fuentes de financiamiento más estables y con menos riesgo, un factor importante para que la deuda sea más sostenible.

Desarrollar los mercados, de uno en uno

Los mercados de bonos en moneda nacional han crecido en muchas economías emergentes y en desarrollo en los últimos años. Aun así, existe un potencial considerable de mayor profundización de estos mercados. Desafortunadamente, dadas las distintas necesidades de cada país no existe una «receta» bien definida para el desarrollo de un mercado de bonos en moneda nacional. No obstante, sí existen principios comunes.

El establecimiento y desarrollo de mercados de deuda nacional es un proceso largo y complejo que requiere diversas medidas de política interdependientes. En el camino, los beneficios y los riesgos para la estabilidad macroeconómica y financiera deben ser abordados.

En este contexto, la nueva Nota de orientación para el desarrollo de mercados de bonos en moneda nacional aborda estas cuestiones de política, para lo que ofrece soluciones exhaustivas, sistemáticas y prácticas. Esta Nota de orientación ha sido elaborada conjuntamente por el personal técnico del FMI y el Banco Mundial con el apoyo de la Iniciativa de Reforma y Fortalecimiento del Sector Financiero, una asociación colaborativa que busca fortalecer las distintas partes del sistema financiero.

La Nota de orientación presenta una hoja de ruta sistemática para las autoridades económicas que llevan a cabo el análisis de los mercados de bonos en moneda nacional de las economías emergentes y en desarrollo. La Nota identifica seis pilares fundamentales de desarrollo: i) mercado monetario, ii) mercado primario, iii) base de inversionistas, iv) mercado secundario, v) infraestructura del mercado financiero y vi) el marco jurídico y regulatorio. También presenta las condiciones favorables para el desarrollo del mercado.

Además, la Nota realiza las siguientes contribuciones:

  • Un marco de diagnóstico basado en indicadores sobre la base de cuestiones concretas y un sencillo sistema de puntuación. Una vez aplicado, el marco califica a cada país en términos de diversas dimensiones del éxito en el desarrollo de mercados de bonos en moneda nacional. Pueden identificarse con rapidez las prioridades y deficiencias de desarrollo correspondientes, así como compararse con homólogos para fundamentar soluciones.
  • Un catálogo de problemas comunes y soluciones a aspectos fundamentales del desarrollo de mercados de bonos en moneda nacional. La mayoría de los problemas, como la fragmentación del mercado, con la existencia de un gran número de instrumentos, tienen soluciones asentadas, tales como la emisión de títulos de referencia mediante la reapertura de instrumentos emitidos con anterioridad.
  • Una guía para el diseño de planes de reforma de los mercados. La guía considera temas de economía política e interacciones entre reformas, tales como la autonomía operativa del banco central y los mecanismos de coordinación con la oficina de gestión de la deuda.

Contribuir al trabajo en materia de desarrollo de las capacidades

El marco de diagnóstico presentado en esta Nota de orientación ofrece un método sencillo y sistemático que los países pueden utilizar para evaluar el nivel de desarrollo de sus mercados, identificar problemas y monitorear los avances a medida que se implementan las políticas. Al mismo tiempo, los resultados extraídos de la aplicación del marco pueden contribuir a diseñar el suministro de las respectivas actividades de desarrollo de las capacidades en estos países. 

Junto con las autoridades del país y otras instituciones financieras internacionales, podría diseñarse o actualizarse una estrategia de desarrollo del sector financiero —siguiendo el trabajo de la Iniciativa de Reforma y Fortalecimiento del Sector Financiero— y aplicarla al trabajo del FMI y el Banco Mundial destinado a compartir conocimientos y desarrollar habilidades entre los funcionarios de las economías emergentes y en desarrollo.

Integrar el desarrollo de los mercados en el asesoramiento de política económica

La Nota de orientación también puede ser conveniente para fundamentar mejor las recomendaciones de política económica en todos los ámbitos de trabajo principales del FMI y el Banco Mundial, incluidos la política monetaria y fiscal, la estabilidad financiera, el desarrollo del mercado de capitales, la gestión de los flujos extranjeros, los ciclos económicos y el crecimiento económico.

En muchos casos, se necesita un amplio espectro de reformas para desarrollar mercados de bonos en moneda nacional, y a menudo también se necesita un estudio detallado para determinar la secuencia y el calendario óptimos de las reformas. El FMI y el Banco Mundial están preparados para desempeñar un papel catalizador en la coordinación de las reformas a través del monitoreo regular que realizan de las condiciones económicas y financieras, así como del diálogo permanente que mantienen con las autoridades fiscales y monetarias.